El dolor de oído en los adultos está provocado en la mayoría de los casos por inflamación de alguna de sus partes, lo que denominamos otitis.

Ocasionalmente puede tratarse de un dolor diferido que proviene de otra dolencia, como de la articulación de la mandíbula, problemas de las muelas, de la garganta, o de los ganglios cercanos.

doloroido

Los diferentes tipos de otitis

  • Otitis externa. Su síntoma cómún es el dolor local que puede ser intenso y empeora con el tacto. Puede haber supuración de pus amarillento y afectar a la calidad de la audición. También provoca algunas décimas. Generalmente ocurre cuando se ha introducido agua a causa de nadar o bucear o algún objeto extraño como bastoncillos u otros.
  • Otitis media aguda. También es dolorosa. Es común tras una infección respiratoria. Suele ocasionar fiebre y existe el riesgo de causar una perforación del tímpano, si bien un alto porcentaje remiten sin antibióticos estando causadas por virus.
  • Otitis media serosa. Sus síntomas son falta de audición y molestias ocasionales en el oído. Ocurre cuando se acumula moco tras la membrana del tímpano o tras un resfriado.

 

Como actúar contra el dolor de oído

  • Pruebe a tomar un analgésico como paracetamol en las dosis indicadas por su médico o farmacéutico.
  • Si se trata de otitis externa o el oído supura, debe evitar que entre agua en el oído.
  • Si padece otitis media no fume. Se ha demostrado que los hijos de fumadores tienen más riesgo de padecer otitis.
  • Si padece otitis media serosa pruebe a masticar chicles sin azúcar para promover la ventilación del oído y la eliminación del moco. Con esto se consigue disminuir la presión.
  • Cuando el dolor está provocado por cambios de altitud también es aconsejable masticar chicle o beber un líquido a base de pequeños sorbos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *