Todos sabemos cuáles son los beneficios del deporte y el ejercicio físico regular para la salud, tanto en casos adultos como en niños y adolescentes. Sin embargo, ¿Qué tanto sabemos de cómo el ejercicio afecta nuestra capacidad cerebral?

Recientemente, se ha publicado un estudio realizado por investigadores italianos de la Unviersidad de Roma, liderado por la Dra. Maria Chiara Gallotta, el cual buscaba precisar cómo afectarían las calificaciones académicas el ejercicio físico en niños y, más importante, cuáles eran los factores en los que se podían apreciar las diferencias.

ejercicio mental infantil

El estudio acompañó a 138 niños participantes de un espectro entre 8 y 11 años de edad, estudiantes.

A los niños se lo hacía ejercitar antes de entrar a clase, en algunas oportunidades, y se les realizaban pruebas y ejercicios de agudeza mental.

Se estructuró de manera que los niños, en un período de 3 semanas, pudieran realizar pruebas similares en distintas condiciones.

La primera semana se realizó una prueba de 50 minutos y previamente se habían realizado ejercicios físicos.

La segunda prueba, de igual duración, se hizo sin antes haber realizado ejercicios, pero sí actividades académicas.

La última prueba se realizó combinando la actividad física y luego la actividad académica.

Los resultados

El mayor rendimiento de los niños que participaron del estudio fue luego de haber realizado ejercicios.

La velocidad al procesar información fue mayor en un 9% al resto de los tests y la capacidad de concentración mejoró en un 10%.

La Universidad de Roma se encuentra desarrollando nuevos estudios para medir otras consideraciones relacionadas a la educación de los niños y su relación con el ejercicio físico. Sin embargo, los resultados publicados de este estudio han causado conmoción en varias revistas educativas, impulsando programas que motiven el deporte junto en conjunto a actividades académicas, potenciándose entre sí.

1 comentario

  1. Pablo Oliva Muñoz

    21 agosto, 2012 a 16:42

    Estoy de acuerdo. Sin embargo estos sesudos investigadores no han descubierto nada que no supiéramos. Por fortuna nosotros disponemos de una fuente de conocimientos, hoy totalmente despreciada, que debería ser asignatura obligada en cualquier Plan de Estudios y en cualquier rama, que es El Refranero.
    “La necesidad aguza el ingenio”. Está claro que el ejercicio demanda del organismos unas prestaciones que obliga a la mente a ponerse en alerta y buscar soluciones a una “necesidad” fuera de lo corriente. Esa alerta no se apaga, por decirlo de alguna manera, automáticamente al cesar la causa sino que se mantiene hasta que se percata de que ha pasado el “peligro”.
    Los niños que se crían en la “calle” demuestran una viveza propia de quien mantiene todos sus sentidos en alerta; su “necesidad” les mantiene en constate vigilia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *