El ejercicio aeróbico ha sido citado como una clave para ayudar a las personas mayores a mantener la función de la salud del cerebro. Un estudio de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign mostró que un año de ejercicio físico moderado puede, de hecho, aumentar el tamaño del hipocampo del cerebro en los adultos mayores, lo que lleva a una mejora en la memoria espacial.

Para el estudio, los investigadores asignaron al azar a 120 adultos mayores sedentarios, sin demencia, en un grupo que debía caminar alrededor de una pista durante 40 minutos tres días a la semana, o un grupo que se limitó a realizar ejercicios de estiramiento y tonificación. Imágenes de resonancia magnética fueron recogidas antes de la intervención, después de seis meses, y al final del estudio de un año.

El grupo de ejercicio aeróbico demostró un aumento en el volumen del hipocampo izquierdo y derecho en un 2,12 por ciento y 1,97 por ciento, respectivamente. Las mismas regiones del cerebro en los que hicieron los ejercicios de estiramiento disminuyeron en volumen un 1,40 y 1,43 por ciento, respectivamente.

Las pruebas de memoria espacial se llevaron a cabo para todos los participantes en los tres intervalos. Aquellos en el grupo de ejercicio aeróbico mostraron una función mejorada de la memoria, una mejora asociada con el aumento del tamaño del hipocampo. Los autores también examinaron varios marcadores biológicos asociados a la salud del cerebro, incluyendo el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF), una pequeña molécula que participa en el aprendizaje y la memoria. Se encontró que los aumentos en el tamaño del hipocampo se asociaron con mayores cantidades de BDNF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *