Altos niveles de ejercicio ayudan a prevenir la rigidez de las arterias en personas de mediana edad, según dice un nuevo estudio.
La rigidez arterial, que se ha demostrado que se produce con la edad y la inactividad, es un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular.

Este estudio incluyó 21 hombres y 28 mujeres. De los 49 participantes, 33 eran nadadores muy activos que realizaban más de 200 minutos de ejercicio vigoroso a la semana. Los otros participantes eran moderadamente o completamente inactivos.

Las personas muy activas mostraron tener mucha menor rigidez arterial que los demás. Los investigadores también encontraron pocas diferencias entre hombres y mujeres en el grupo muy activo, pero diferencias considerables entre hombres y mujeres en el grupo de inactivos y moderadamente activos. En ese grupo, los hombres tenían menor rigidez arterial que las mujeres.

Curiosamente, las mujeres, especialmente las mujeres inactivas, presentan el mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en comparación con otros grupos. Por esta razón, los niveles habitualmente altos de actividad física pueden representar un beneficio mayor para las mujeres que para los hombres.
Este hallazgo puede deberse al hecho de que las mujeres inactivas son más sedentarias que los hombres inactivos, sugirieron los investigadores.
Esta investigación refuerza la idea de que la actividad podría ser más influyente que el envejecimiento sobre algunos factores de salud.

Debido a que este estudio fue presentado en una reunión médica, los datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por pares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *