El estrabismo es un problema ocular que afecta a los seis músculos que rodean los ojos para conseguir que los dos enfoquen el mismo objeto y hace que no trabajen juntos.

De esta manera un ojo mira en una dirección y el otro se gira en la contraria enviando al cerebro dos imágenes diferentes. Éste lo soluciona aprendiendo a ignorar la que proviene del ojo más débil. Si no se soluciona el estrabismo el cerebro se acostumbra a ignorar uno de los ojos y, por lo tanto, éste empieza a perder visión. Este proceso se llama ambliopía u ‘ojo perezoso’.

estrabismo

Las causas del estrabismo son varias, aunque en más de la mitad de los casos se debe a un problema genético que tiene que ver con el control muscular. En algunos casos se ocasiona por un problema en el  cerebro que le impide fusionar las dos imágenes que recibe de  manera correcta.  Otro de los factores que también pueden contribuir es la hipermetropía, especialmente en el caso de los niños.

Los síntomas del estrabismo dependen de la manera en que estén alineados los ojos. Algunas personas aprecian problemas para tomar conciencia de las distancias y otras pueden  experimentar, por ejemplo, visión doble o borrosa. De estos síntomas depende la necesidad o no de una operación quirúrgica para solucionar este problema.

El tratamiento para el estrabismo depende del grado en el que lo tiene cada paciente. Muchas veces se puede controlar con parches oculares, gafas especiales y terapia de la visión que hagan trabajar el ‘ojo vago’. Cuando la pérdida de la visión es importante el ojo se tapará colocando  el parche  sobre la piel, no en la gafa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *