Es muy probable que la mayoría de la gente trate de limitar la cantidad de estrés en su vida. Después de todo, ha sido vinculado al aumento de peso, ataques al corazón, pérdida de cabello y mucho más. Sin embargo, existe mucha investigación que ha encontrado que el estrés puede llegar a ser bueno.
Es cuando el estrés se vuelve excesivo, dura por largos períodos de tiempo y cuando el cuerpo no lo libera a través de la actividad física o las reacciones emocionales que se vuelve peligroso. Todo se trata del balance perfecto. 

Si te sientes bajo presión por un período de tiempo corto, lo más probable es que tu cuerpo trabaje horas extra para mantenerse en pie. Esto se debe a que algo de estrés es útil para acelerar el sistema inmunológico para combatir los virus y las bacterias. Es cuando los niveles de estrés se mantienen altos durante más de un par de horas que se puede agotar este beneficio y ser propenso a enfermarse.

Pequeñas dosis de estrés pueden motivarte para llegar a los demás. De hecho, se ha demostrado que el estrés a corto plazo aumenta los niveles de oxitocina, también conocida como la hormona del amor. La oxitocina inhibe la producción de las hormonas del estrés, como la adrenalina, y reduce la presión arterial mediante la dilatación de las arterias para ayudar a amortiguar al cuerpo de los efectos negativos de la ansiedad.

oxitocina

Por otro lado, mientras que algunos estudios vinculan el estrés crónico con el desarrollo de placas cerebrales ligadas a la enfermedad de Alzheimer, se ha demostrado que el estrés agudo mejora la memoria. Los investigadores dicen que el estrés agudo ayuda a facilitar los receptores cerebrales clave que son esenciales para el tipo de memoria que nos ayuda a la toma de decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *