Estudiar es uno de los factores claves para muchas personas en nuestra sociedad actual. Son muchas las personas, sobre todo jóvenes, que dedican su tiempo a estudiar, con el fin de obtener los mejores resultados posibles.

estudiante_universitaria

Técnicas de estudio, seminarios o pruebas de examen son sólo algunas de las tácticas más conocidas para conseguir el ansiado “aprobado”, pero ¿sabemos qué tomar en nuestra dieta para mejorar nuestra capacidad intelectual y de aprendizaje? Sigue leyendo…

La sardina

No, ingerir sardina no nos aumentará la inteligencia, pero sí que aportará aquellas grasas no saturadas, indispensables para que el cerebro tramite los impulsos nerviosos. Imprescindible en edades tempranas, cuando el cerebro crece y exige los niveles de yodo que aporta el pescado.

Guaraná

Tomado siempre sin abusar de ello (contiene mucha más cafeína que el café), el guaraná es un estimulante perfecto para estudiantes que deben combatir el cansancio sin perder capacidad de procesamiento mental.

Valeriana

Aunque mientras realizamos el examen debemos estar bien despiertos, unas horas de sueño la noche anterior siempre favorecen la capacidad de entendimiento. Logra un descanso satisfactorio y reduce la irritabilidad con una valeriana en infusión antes de irte a la cama.

Queso

Su aporte en calcio, fósforo y zinc proporcionará la energía que necesitan las neuronas para rendir al 100%.

Azúcar

Las neuronas precisan de combustible para funcionar, dado que su movimiento consume glucosa. Para dar el “combustible” necesario a nuestro cerebro, debemos tomar alimentos que mantengan los niveles de glucosa en la sangre, como plátanos, fruta o muesli. Huye de los dulces.

Mango

De la misma forma que la valeriana, esta fruta tiene un efecto tranquilizador. Si no te quedas dormido, prueba a mezclar plátano y pulpa de mango en un yogur para calmar tus nervios pre-examen.

Una vez vistos los alimentos más adecuados, conviene recordar que ellos solos no obran “el milagro” de obtener el aprobado en un examen, por lo que si para ello debemos “hincar los codos”, lo vamos a hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *