Existen diferentes tipos de emociones y de sentimientos que el ser humano experimenta en cada momento. De hecho, a lo largo de un mismo día es posible experimentar sensaciones de enfado, rencor, alegría, serenidad, esperanza, impaciencia… Lo cierto es que cada persona debe de trabajar por mantener su equilibrio interior y su estabilidad en el estado de ánimo, de lo contrario, puede sufrir mucho como consecuencia de los cambios. Pero la riqueza de las emociones muestra la propia riqueza del alma humana que muestra su receptividad hacia los demás y hacia el entorno en contacto con el medio.

alegria

Existen diferentes grados en cuanto a emociones agradables se refiere. Por ejemplo, el gozo es la mayor expresión de alegría. El gozo remite a la plenitud interior del alma, al bienestar puro y a la mayor perfección de bien interior. Por esta razón, la sensación de gozo es tan perfecta que como todo sentimiento o emoción se produce de manera puntual y momentánea dejando un sabor nostálgico en el alma ya que tras la ausencia de un sentimiento tan pleno como el gozo puede surgir tristeza en forma de añoranza.

Una vida feliz implica apostar por la alegría en todas sus formas y matices como una meta. Es decir, toda persona debe evitar en la medida de lo posible la tristeza y el sufrimiento, sin embargo, estos sentimientos son naturales, por tanto, también debemos aprender a convivir con ellos en momentos de dolor y enfermedad. Para alcanzar el gozo debes apostar por la autenticidad como una forma de vida y alejarte de toda hipocresía.

El gozo te aporta un gran regalo: la paz interior en contacto con cuerpo, mente y corazón. ¿Te consideras una persona feliz o crees que a lo largo de este 2011 puedes alcanzar algunas metas que mejoren tu nivel de satisfacción con tu propia vida?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *