Algunas parejas que se plantean la posibilidad de tener más de un niño piensan que el motivo fundamental de su decisión está basado en que es bueno para un niño tener hermanos.

padres-hijos-p

Es decir, tener a compañeros de juegos, alguien con quien poder compartir el crecimiento, sueños e ilusiones… Sin embargo, para todos aquellos que tengan esta forma de pensar es importante tener en cuenta una investigación realizada de forma reciente por la universidad de Ohio. La investigación ha sido realizada entre un total de 13000 adolescentes. Pues bien, según ha mostrado dicho trabajo lo cierto es que no tiene nada que ver el número de hermanos con el nivel de integración que tiene un niño en su entorno social.

De hecho, los más pequeños de la casa pueden crecer junto a compañeros de colegio con los que establecen vínculos de amistad. Algo excelente puesto que el niño no sólo debe aprender a practicar sus habilidades intelectuales sino que también tiene que reforzar sus habilidades sociales desde la niñez.

El niño debe aprender a confiar en los demás, tiene que saber guardar un secreto, poco a poco, será generoso y dejará sus juguetes a los demás… Sin duda, las ventajas de tener una familia numerosa también son muy importantes puesto que ahora que se aproximan las fiestas de Navidad, dicha celebración se torna mucho más alegre en una fiesta en la que hay gente para festejar el fin de año y compartir la ilusión de los regalos.

Pero más allá de este hecho en concreto, el hijo único puede ser igual de feliz y sociable que un niño que tiene muchos hermanos. Lo más importante en el crecimiento del más pequeño de la casa es saber que está integrado y protegido en el seno de una familia. Con el tiempo, cualquier niño aprende a relacionarse mejor con los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *