Vamos a comentar otra noticia que nos puede haber sorprendido, esta vez en el sentido negativo de la palabra, y que supone un paso más en la investigación de la contaminación a nivel ambiental.

Según datos desvelados en un reciente estudio realizado por el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua de Barcelona, el humo de los fuegos artificiales altera negativamente la salud de las personas expuestas a este tipo de espectáculos, pese a que dicha exposición sólo sea llevada a cabo de forma ocasional.

La investigación, llevada a cabo en diferentes espectáculos pirotécnicos de ciudades como Girona, Valencia, Barcelona y Londres, confirma que las partículas metalizadas que se desprenden de los productos pirotécnicos a través del humo suponen un riesgo para la salud.

Según los autores del estudio, este fenómeno no resulta sorprendente entre los expertos en salud ambiental, y es que no es la primera vez que los especialistas alertan a los trabajadores de las fábricas pirotécnicas acerca de la peligrosa composición de la pólvora y otros componentes de los artículos pirotécnicos.

La adición de metales a esos componentes da como resultado una liberación de partículas dañinas para la salud humana, especialmente para aquellas personas que sufren de asma.

Los investigadores recomiendan que en caso de asistir a estos espectáculos, tratemos de alejarnos del humo producido por los cohetes y demás artificios utilizados, por lo que intentaremos no situarnos cerca de ellos. En caso de viento, estaremos atentos a su dirección y nos colocaremos de forma que el humo desprendido se aleje de nosotros, y no al revés.

Otra solución que proponen los responsables del estudio es la de incluir medidas como controles estrictos sobre los materiales pirotécnicos importados, evitando de esta forma la quema de aquellos productos seriamente perjudiciales para nuestra salud.

Os rogamos que la próxima vez que asistáis a algún festival con demostraciones pirotécnicas hagáis retroceder vuestra memoria hasta que consiga llegar a estas líneas que habéis leído.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *