La historia de la filosofía aporta una perspectiva integral del ser humano, esperanzadora y positiva. De este modo, el conocimiento que la filosofía aporta sobre el ser humano también es esencial en relación con la salud como bien muestran los estudios en psicología.

2080283llanto

A nivel emocional, la tristeza es una emoción difícil de afrontar que a veces incluso, alcanza su manifestación más extrema en una depresión grave o incluso, en el suicidio. Sin embargo, la tristeza debe de ser comprendida sobre todo por la persona implicada para poder afrontarla y superarla. De este modo, la amistad es esencial para poder encontrar un punto de esperanza en medio de la desesperación que produce la soledad de la tristeza. Del mismo modo, también hay que tener en cuenta que igual que la risa es una emoción acorde a la alegría interior, el llanto es la consecuencia directa del dolor anímico.

En general, cuando una persona ve a otra llorar, tiende a decirle: “No llores”. Por el contrario, debemos aprender a dejar que el otro pueda expresar su emoción, manifieste cómo se siente, no debemos preocuparnos por cómo tenemos que reaccionar nosotros ante su dolor, puesto que en ese momento, sobran las palabras y lo más importante es el sentimiento.

Por el contrario, cuando una persona aprende a vivir sin mostrar sus emociones de verdad entonces tiene dificultades para comprender su estado emocional de manera adecuada. Filósofos como Tomás de Aquino ya estudiaron el efecto positivo que produce el llanto y las lágrimas como un remedio terapéutico para aquel que está triste puesto que está claro que cuando alguien no se siente bien debe de desahogarse de alguna forma para poder recuperar el equilibrio interior.

Igual que conviene aprender a potenciar la sonrisa para vivir en contacto con la felicidad también tenemos que permitirnos el placer de llorar cuando sea necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *