Ser optimista es bueno para el corazón, según sugiere un nuevo estudio.
Muchos estudios anteriores han demostrado que los estados mentales negativos, tales como la depresión, la ira, la ansiedad y la hostilidad, pueden dañar el corazón.

En una revisión de más de 200 estudios, investigadores encontraron que los sentimientos positivos parecen reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y eventos tales como ataques cardiaco y accidentes cerebrovasculares.
Sin embargo, la ausencia de la negatividad no es lo mismo que la presencia de lo positivo. Los investigadores hallaron que factores tales como la satisfacción con la vida, el optimismo y la felicidad se asocian con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, independientemente de factores como la edad de una persona, el estatus socioeconómico, el tabaquismo o el peso corporal.
Por ejemplo, las personas más optimistas mostraron un riesgo de aproximadamente el 50 por ciento menos de sufrir un primer evento cardiovascular en comparación con sus pares menos optimistas.

Los investigadores también encontraron que las personas con un sentido de bienestar psicológico también se involucraban en conductas saludables como hacer ejercicio, comer una dieta balanceada y dormir lo suficiente. Además, un mayor bienestar psicológico se asocia con presión arterial más baja, niveles de grasa en la sangre más saludables, y un peso corporal normal.

Si futuras investigaciones confirman que los altos niveles de satisfacción, optimismo y felicidad benefician la salud cardiovascular, los resultados podrían ser importantes en la creación de estrategias de prevención y tratamiento.

Más de 2,200 estadounidenses mueren de enfermedades cardiovasculares cada día (un promedio de una muerte cada 39 segundos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *