La calvicie es una condición por la que una persona puede perder una buena cantidad de su cabello por diferentes factores de origen. La mayor parte de los pacientes que sufren de alopecia son varones y empiezan a perder su cabello en la adultez temprana. Para que una persona sea diagnosticada con alopecia (pérdida de cabello crónica) debe haber perdido al menos un 25% de su cabello total.

baldman372ready

En un caso de calvicie podemos encontrar una atrofia parcial o total del bulbo piloso que alimenta a cada uno de los cabellos de una persona. El período de vida típico para el cabello de una persona se sitúa en torno a los 4 años y medio (suele crecer poco más de un centímetro al mes). En una persona normal, a los seis meses de que se cae un cabello (de al menos 5 años) crece uno nuevo. Una persona con problemas del cuero cabelludo ligados a la alopecia, en cambio, muestra una incapacidad para regenerar este cabello perdido.

En la calvicie masculina encontramos una fuerte participación de la hormona testosterona (por ello, los varones que no la producen en cantidades suficientes no tienen este problema de cabello). Las mujeres, en cambio, pueden sufrir una variedad de calvicie ligada a la llegada de la menstruación y a distintos cambios hormonales.

En casi todos los casos la alopecia es una condición de transmisión genética. Cuando se trata de calvicie hereditaria lo más común es seguir un tratamiento a base de minoxidil. Este medicamento es especialmente efectivo en todos los casos de alopecia de origen genético, tanto en hombres como en mujeres. En los casos en los que los tratamientos medicamentosos no dan resultados se recomienda el implante capilar. Para llevar a cabo un implante capilar exitoso se pueden requerir varias sesiones consecutivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *