Las dietas para bajar de peso son en gran medida desequilibradas en términos de alimentos, y aproximadamente el 95% de las personas que las llevan a cabo terminan aumentando de peso después de abandonarlas, según un estudio realizado en Francia y publicado hace pocos días.
“Las personas que no tienen problemas de peso pueden empezar a tener exceso de peso y trastornos alimentarios”, dijo el especialista en dietética y presidente del grupo de trabajo de la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de Alimentación, Medio Ambiente y Trabajo de Faancia, Jean-Michel Lecerf.

fitness

 

En declaraciones a diario francés Le Parisien, Lecerf dijo que teniendo en cuenta 15 tipos de regímenes diferentes analizados, la conclusión general es que “contienen muy poca fibra, vitaminas, minerales e hidratos de carbono, además de contra con exceso de sal”.

Lecerf, quien también es director de servicios de nutrición del Instituto Pasteur de Lille, ubicado en el norte del país, llamó de “particularmente desequilibradas” a las dietas bajas en carbohidratos, ya que afirmó que pueden causar problemas en los riñones por el exceso de proteínas animales.

Uno de los riesgos que se describe en este estudio es la sucesión de regímenes ya que, con cada nuevo intento, los pacientes ganan más peso, debido a que “las restricciones de alimentos dificultan el metabolismo de forma permanente” y el resultado final es que las personas pierden masa muscular y acumular grasa en el cuerpo.

Según Lecerf, la tendencia de someter cada vez más a los niños a las dietas puede provocar alteraciones en el crecimiento, y la fuente del problema es la “dramatización del sobrepeso y la obesidad en los niños!, lo que lleva a muchos médicos a recomendar restricciones alimentarias.

“Lo primero que debe hacerse cuando se tiene un problema de sobrepeso no es un régimen, sino buscar un experto que realmente se preocupe por su salud y su estado psicológico. Eventualmente, él podrá decidir intervenir en la nutrición, pero nunca de modo dramáticamente restrictiva “, dijo el nutricionista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *