Las afecciones que puede llegar a sentir nuestra piel generalmente están vinculadas con una alergia, las cuales podrían provocar que un individuo tienda a rascarse de forma continua. Este tipo de anomalías también podría presentarse cuando existen granos infecciosos y en el peor de los casos, herpes que se han manifestado en nuestra piel. Al hablar del prurito, podría decirse que la sintomatología es similar y diferente a la vez.

prurito

La buena noticia se encuentra en que el prurito no es una enfermedad tan grave como la que podría estar provocando el herpes en nuestra piel o alguna alergia hacia determinados alimentos o medicamentos, sino que más bien viene a ser una anomalía en la cual existe una incitación a rascarse; ello puede ser provocado debido a cualquier otra enfermedad que se haya presentado en nuestro organismo como una consecuencia de ella, aunque también podrías ser por un aspecto de estrés.

Efectos provocados por el prurito

Como bien sabemos, la piel es muy sensible a cualquier cambio que le ofrezcamos, sea éste provocado por medios naturales (como el sol) o por nuestras propias manos (como el rascado); al sufrir de prurito, una persona tiende a rascarse de forma exagerada, provocando con ello que exista enrojecimiento en las áreas en donde ha realizado esta tarea. Tanto el bello como la piel sufrirán determinadas modificaciones debido a nuestra propia incidencia al habernos rascado con demasiada frecuencia.

De allí que además del enrojecimiento cutáneo, debido a nuestro rascado por causa del prurito también se podrán presentar:

  • Unas cuantas escoriaciones.
  • Estrías lineales provocadas por el rascado.
  • Esquimosis.
  • Pápulas.
  • Pigmentación de color marrón.
  • Pérdida de cabello.
  • Desgaste en las uñas.

Cada uno de los efectos y factores que hemos mencionado anteriormente son ocasionados por nosotros mismos en el rascado debido a la molestia cutánea de picazón que nos ofrece este prurito; un médico dermatólogo nos sugerirá alguna pomada para la piel que puede llegar a calmar esta sintomatología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *