A pesar de la relativa frecuencia del síndrome premenstrual, la diversidad de síntomas y el desconocimiento de su mecanismo, hacen de él una afección bastante peculiar.

El-sindrome-premenstrual-y

Una cuestión de mujeres

Desde hace tiempo, las reglas tienen una imagen negativa, y a veces los hombres suelen achacar los cambios de humor a las variaciones hormonales. Sin embargo, los cambios de humor son dos veces más frecuentes en las mujeres que en los hombres.

En ciertos períodos de la vida de una mujer pueden favorecer ciertos estados depresivos: la menopausia, el post parto, y la segunda parte del ciclo menstrual.

La particularidad del síndrome premenstrual es que se puede traducir de manera cíclica, una o dos veces antes de las reglas. La mujer se beneficia después de un período de remisión de una semana. No se puede hablar de síndrome premenstrual más que cuando estos fenómenos se producen durante varios ciclos consecutivos.

Los síntomas múltiples

Las manifestaciones clínicas son diversas y desgraciadamente poco características. Este síndrome tiene diferentes calificaciones por parte de las pacientes, pero también por parte de los médicos. El carácter intermitente de los síntomas no permite un diagnóstico preciso, aparte de que la descripción por parte de la persona que los sufre no siempre es clara.

Los primeros síntomas aparecen entre los 25 y los 40 años. Tras un tiempo de duda sobre su existencia, la autenticidad del síndrome premenstrual está hoy en día más que confirmada. Existen tres características fundamentales:

. Tensión en las mamas:  senos hinchados, tersos, hipersensibles y dolorosos;

. Desarreglos neuropsíquicos: signos depresivos, cambios de humor, cefaleas, irritabilidad, fatiga, desarreglos del sueño y del comportamiento alimenticio;

. Desarreglos digestivos: hinchazón abdominal, náuseas, vómitos, diarreas, estreñimiento.

Lejos de ser anodinos, estos síntomas pueden ser un inconveniente para el desarrollo de la vida normal de la mujer. La calidad de vida en general se ve afectada. No obstante, su mecanismo de funcionamiento sigue siendo un misterio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *