El sueño interfiere de forma directa en el bienestar de un ser humano puesto que el descanso correcto te ayuda a afrontar el día con una sonrisa en los labios y también te ayuda, de una forma excelente, en tu relación con los demás. Los adultos deben dormir una media de 8 horas diarias, y lo cierto es que deberían aprovechar el fin de semana para darse el premio de dormir durante más tiempo. Por su parte, los niños deben descansar 10 horas para ir al colegio y estudiar las diferentes asignaturas.

La falta de sueño adecuado puede causar estrés, ansiedad y agotamiento. El insomnio es un trastorno del sueño tan perjudicial como el de dormir en exceso durante muchas horas. Lo cierto es que dormir mucho puede ser un síntoma asociado a la tristeza anímica que está relacionada con la depresión. Es decir, dormir durante muchas horas cada día causa apatía, pereza y cansancio.

Pero existen otros trastornos de sueño que también conviene analizar y tener en cuenta: el sonambulismo. Según un estudio reciente que ha sido elaborado por la Universidad de Washington en EE.UU este trastorno podría tener una causa genética. Un dato muy interesante que seguro que ayuda y mucho en las investigaciones sobre el insomnio. Es decir, se trata de un gen que ha sido heredado de padres a hijos y que ha sido localizado en el cromosoma 20.

Sin duda, el descanso adecuado forma parte de la rutina diaria de cualquier persona. Por ello, ante cualquier tipo de trastorno la persona siente que no descansa de forma correcta y, por tanto, también sufre determinadas consecuencias a nivel emocional. Ante cualquier tipo de trastorno del sueño conviene que te animes a consultar tu caso con tu médico habitual para que te pueda dar más datos al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *