El tabaco genera innumerables problemas de salud en las personas. Pero recientemente se ha comprobado que el tabaco es un factor de riesgo para desarrollar demencia y Alzheimer.

alzheimer

Estas enfermedades degenerativas se ven potenciadas en personas fumadoras ya que se incrementa los niveles de homocisteina plasmática que favorece el deterioro cognitivo en los individuos.

Además el tabaco provoca la aceleración y desarrollo de arterioesclerosis, estrés oxidativo que genera la muerte de neuronas y por ende la aparición de la enfermedad de Alzheimer.

Pero no solo las personas que fuman aumentan el riesgo de padecer Alzheimer y demencia por el cigarrillo sino que también los fumadores pasivos se exponen a padecer esta enfermedad.

La demencia y la enfermedad de Alzheimer tienen tratamientos paliativos pero no se curan actualmente por lo que se debe tratar de reducir los factores de riesgos.

Estas enfermedades son muy crueles debido a que al principio son lentas pero con el tiempo se aceleran y se pierde gran parte de la memoria y capacidad de pensar  hasta llegar a un nivel de incapacidad física y mental alta.

El tabaco no solo daña el corazón, arterias sino que también a nuestro cerebro. Por eso es vital dejar de fumar pero también no pasar mucho tiempo en ambientes donde se fuma porque es realmente peligroso y dañino para nuestra salud.

Dejar de fumar reduce el riesgo de padecer Alzheimer por eso es mejor dejar este mal hábito lo antes posible.

5 comentarios

  1. Manuel

    27 septiembre, 2014 a 19:16

    Gracias por estas informaciones.Me encanta el blog de farmacia

  2. ABIGAIL

    6 octubre, 2014 a 6:47

    Me gusta muito….

  3. fausti esteban i cros

    4 enero, 2015 a 15:28

    Muy hacertado el comentario me gusta

  4. Paco Sierra

    5 enero, 2015 a 12:38

    Buen articulo, claro conciso y directo.

  5. Nicole

    4 febrero, 2015 a 18:56

    Muy interesante gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *