Está demostrado que el sentido del tacto actúa como un nutriente más, necesario para potenciar nuestro bienestar y desarrollo.

Diversos estudios lo avalan

Se comprobó que, cuando a principios de siglo muchos huérfanos que gozaban de buena salud morían antes de los dos años, esto era debido a la falta de ternura y cariño relacionados con el tacto. En efecto, los bebés más débiles fueron tratados de diferente forma y los índices de mortalidad bajaron un 10 % simplemente tocándolos con frecuencia.

Un grupo de bebés prematuros recibieron un cuarto de hora de masajes tres veces al día durante diez días. Estos bebés ganaron un 50 % más de peso al salir del hospital que aquéllos que no los recibieron.

manos

Otro estudio refiere el tratamiento mediante masaje en la espalda a un grupo de niños mayores hospitalizados por depresión. Tras el tratamiento de sólo cinco días, los que recibieron masaje estaban menos deprimidos que los que no lo habían recibido. El personal del mismo hospital comenzó a solicitar masajes también para ellos mismos.

El masaje también ayuda a los adultos que sufren trastorno de ansiedad. Tras dar masaje a pacientes con tensión muscular y dolores tratados con ansiolíticos, antidepresivos y relajantes musculares sin éxito, la respuesta a los masajes ocasionó un efectivo alivio de los síntomas.

Los animales también saben por institnto que sus crías necesitan ser tocadas con cariño para crecer con salud y fortaleza..

Consejo: practica el do-in o automasaje. Frota condelicadeza los músculos de tu cara, cuello y hombros.

1 comentario

  1. pamela

    25 octubre, 2014 a 19:01

    muy buen consejo yo a mi hija desde pequeña me preocupé de demostrarle cariño a través del tacto enriqueciendo nuestra conversación no verval a través del tacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *