Uno de los estrés más comunes es el laboral, comúnmente llamado ‘síndrome del quemado’. Este tipo de estrés ha crecido en forma más que considerable en estos últimos años y la tendencia es que siga en esta vía. Es provocado por las grandes exigencias que conlleva la competitividad del mundo en el que vivimos, las rutinas extenuantes y la falta de acción de las empresas y organizaciones para evitarlo.

Cuando nos sentimos superados por las demandas del trabajo es normal que digamos que nos sentimos desbordados, que el tiempo no nos alcanza, que nos sentimos incapacitados para tareas que antes no presentaban ninguna dificultad. Y lo peor es que estas situaciones se repiten y se mantienen en el tiempo, derivando en la mayoría de los casos en síntomas físicos, psíquicos y conductas típicas del estrés.

Este tipo de estrés es llamado comúnmente ‘burn out’ o ‘síndrome del quemado’ y ya está considerada como una enfermedad laboral. Es caracterizada por una fuerte fatiga, agotamiento tanto emocional como físico, crisis vocacional y una gran insatisfacción personal. Estos síntomas nos sirven de punto de partida para que luego aparezcan complicaciones mayores.

El exceso de trabajo y las presiones no son las únicas causantes de este estrés, también podemos hablar de la mala calidad del ambiente (comodidad con la que se trabaja, nivel de contaminación, ruido, climatización), y de problemas interracionales (trato, vínculos, forma de trabajar en equipos) y, obviamente, las condiciones de trabajo (salario, estabilidad, reconocimiento personal).

Estos estímulos dentro de nuestro ámbito laboral desempeñan un papel muy importante para que, como trabajadores, evitemos las graves consecuencias que pueden aparecer.

Algunas empresas ya tomaron cartas en el asunto y empezaron a trabajar sobre el ‘Stress Management’, un programa que se encarga de generar actividades y crear políticas instituciones para minimizar el riesgo y a través de esto mejorar el bienestar de sus empleados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *