El turrón es un alimento muy consumido en las festividades navideñas y de fin de año. Este producto tan tradicional es elaborado con miel, almendras y azúcar en su versión más clásica.

El turrón le aporta al cuerpo nutrientes como:

-vitamina E

-fosforo

-hierro

-calcio

-grasas

El turrón es un alimento delicioso pero alto en calorías ya que se calcula que 100 gramos aporta unas 500 calorías. Por lo que hay que comer con moderación el turrón para no engordar demasiado.

turron de alicante

Los turrones están contraindicados para las personas diabéticas por su alto nivel de azúcar y para las personas con sobrepeso por las calorías que contiene.

Los alérgicos a los frutos secos tampoco pueden consumirlos porque la mayoría contienen almendras, maní o avellanas por lo que puede producir una reacción alérgica.

El turrón es muy sabroso por lo que hay que comerlo con moderación para no incrementar el peso, pero beneficiarnos de los nutrientes que aporta al cuerpo.

Si no se tienen problemas de peso se puede comer unas porciones más abundantes.

Los turrones son ricos pero debemos compartirlos para no excedernos con su consumo.

La otra opción es cuidarnos en el resto de las comidas navideñas y luego si nos tentamos con el turrón darnos el gusto de comerlo.

Es importante lavarse muy bien los dientes luego de comer turrón debido a la cantidad de azúcar que contienen para que no quede en la boca y pueda provocar daños en la salud bucal. 

Os dejamos una receta para hacer el turrón clásico de Alicante:

Ingredientes

  • 350 gramos de miel
  • 200 gramos de azúcar
  • 2 claras de huevo
  • 650 gramos de almendras tostadas
  • Unas gotas de anís
  • 3 cucharadas de agua
  • Obleas

Preparación del turrón de Alicante

 

1. Mezcla en un cazo el azúcar con las tres cucharadas de agua para formar el almíbar. En otro cazo, calienta la miel hasta que se quede líquida.

2. Mezcla la miel con el almíbar y ponlo todo al fuego hasta que alcance el punto de caramelo.

3. Añade al caramelo las almendras cortadas en trozos, unas gotas de anís y las claras de huevo batidas al punto de nieve. Trabaja la mezcla hasta que tenga una textura uniforme.

4. Coloca la mezcla en varios moldes forrados de obleas, poniendo por debajo papel blanco.

5. Cuando tengas todos los moldes llenos, coloca encima una tablilla con una planchan y manténlo así durante varios días para que se forme el turrón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *