Diversos estudios han demostrado y confirmado que los iPod y mp3 podrían ser el origen de severos problemas auditivos entre los más jóvenes, al igual que sus antecesores cono el walkman y el discman.

volumen

Aunque la pérdida de audición es una condición asociada con las personas mayores, los adolescentes que escuchan música en estos nuevos aparatos que pueden transmitir sonidos de 140 decibeles (comparables al ruido de despegue que realiza un avión), cuando el oído soporta un máximo de 85, podrían ser nuevas víctimas.

Para evitarlo, es preciso seguir las recomendaciones de los especialistas. Las recordaciones según un estudio de la Universidad de Colorado y del Hospital de Pediatría de Boston, Estados Unidos, una persona podría escuchar un iPod de manera segura con los auriculares de inserción durante 4 horas y media por día al 70% de su volumen máximo o durante 90 minutos diarios al 80% de la intensidad que ofrece el equipo. Cada 5 decibeles que se sube le sonido, el tiempo de exposición debe reducirse a la mitad.

Siguiendo estas  indicaciones puede lograr hacerse un uso adecuado y seguro de esta nueva tecnología, que permite reproducir sonidos excesivamente altos y exponerse a ellos, incluso durante algunos segundos, puede dañar la cóclea (parte del oído interno en forma de caracol), porque el sonido pasa por el auricular contra el tímpano y de manera directa al interior del oído.

Para conocer si existe algún trauma acústico, quien escucha música a volumen alto debe detectar si a las dos horas de haberse quitado los auriculares siguen percibiendo un ruido o zumbido dentro del oído. En ese caso, debe consultar con un especialista.

La Organización Mundial de la Salud considera que la pérdida de audición por la exposición excesiva al ruido es una de las enfermedades más frecuentes, especialmente entre los jóvenes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *