En un embarazo ectópico ocurre que el ovulo fertilizado por el espermatozoide no alcanza a llegar al útero y se implanta en cualquier otro lugar. Un embarazo ectópico con mayor frecuencia ocurre en la trompa de Falopio ocasionando lo que se conoce como embarazo tubárico. También puede ocurrir en el ovario, en el cuello del útero o en el abdomen.

embarazo ectopico

Recordamos que el lugar normal de implantación del ovulo fecundado es en el útero.

Hay más probabilidades de que este se produzca si la mujer presenta edad entre 35 y 44 años, ha padecido infecciones tales como enfermedad inflamatoria pélvica u operaciones en la región pélvica, si tiene endometriosis, si es fumadora o padeció de dificultad para quedar embarazada o ha recibido tratamiento de fertilidad.

Las primeras manifestaciones de este trastorno son similares a las del embarazo normal, nauseas, mareos, desmayos, entre otros. En lo que respecta a los síntomas propios tenemos: dolor y sangrado vaginal, dolor en puñalada en su estómago o a un lado de la pelvis. Si hay sangrado abundante puede haber debilidad o mareos y podría presentarse desmayos por hipovolemia o hipotensión.

El diagnostico debe hacerse con rapidez ya que las complicaciones que se pueden presentar son graves.

El diagnostico se realiza con ecografías y análisis sanguíneos donde se mide la hormona gonadotrofina coriónica.

Dentro de la terapéutica tenemos dos opciones: el descubrimiento a tiempo del embarazo ectópico, donde con un medicamento llamado metotrexato inyectable el ovulo fecundado se disuelve y el cuerpo lo reabsorbe; y el otro extremo en donde el diagnóstico es tardío y aquí la única alternativa es la cirugía.

Un tercio de las mujeres que ha tenido un embarazo ectópico puede más adelante tener un bebé. Se puede presentar otro embarazo ectópico en una tercera parte de las mujeres. Algunas mujeres no podrían quedar embarazadas nuevamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *