Cuando hablamos de la calidad de vida y de la salud de una persona tenemos que tener en cuenta dos ámbitos: por un lado el bienestar físico, y por otro, el bienestar emocional. Es decir, el ser humano para ser feliz al cien por cien, debe estar bien a nivel corporal y también, tener un estado de ánimo óptimo. De hecho, hoy día, los expertos realizan mucho hincapié en los resultados positivos que aporta la inteligencia emocional al ser humano en cualquier ámbito y etapa de su vida.

Los cierto es que los expertos han explicado que en los últimos años como consecuencia de la crisis económica, ha aumentado el número de personas que consultan la ayuda de un experto profesional como consecuencia de la ansiedad y el estrés. Lo cierto es que cuando una persona lleva más de un año o dos en desempleo comienza a sentir una gran angustia vital como consecuencia de la incertidumbre que siente hacia el futuro.

Cualquier persona debe de cuidar de sí misma a nivel emocional, es decir, debe buscar motivos que le aporten optimismo, hacer planes con los que puede disfrutar puesto que todo placer es un remedio para superar cualquier tristeza, además, el ser humano también debe hacer un esfuerzo por mantener y conservar las amistades puesto que compartir la vida y el presente es una fuente inagotable de vida y esperanza.

Según publica la revista Saber Vivir de este mes ha empeorado la salud mental de la población hablando en términos estadísticos a nivel europeo. Al parecer, en los últimos ocho años, el número de europeos que ha acudido al médico por problemas de salud ha aumentado de forma sorprendente en un 50 por ciento. Una cifra que debe invitar a la reflexión. Para finalizar, conviene precisar que estos datos tan alarmantes han sido aportados por el Eurobarómetro encargado por la Comisión de Salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *