La ciencia ha confirmado que las personas más felices, en efecto, viven más tiempo. La pregunta es: ¿Cómo se puede “ser feliz”?

La conciencia de sí mismo conduce a la felicidad.
Muchas corrientes ideológicas afirman que una vida no reflexiva no vale la pena ser vivida. Parafraseando a la filosofía que sigue: Tus pensamientos se convierten en palabras, las palabras se convierten en actos, los actos se convierten en hábitos, los hábitos expresan el carácter y este carácter se convierte en tu destino. Imagina que tus pensamientos fueran positivos – te sentirías más feliz la mayoría de las veces. Por el contrario, los pensamientos negativos liberan enzimas que atacan el sistema inmunológico y, ciertamente, no ayudan a tu estado de ánimo.

Observa tus pensamientos y entrena tu mente para mantener pensamientos positivos. ¿Cómo? Utiliza la auto-conciencia para ver tus pensamientos y observa cuáles te hacen feliz o infeliz. Tu mente y, por extensión, tu estado de ánimo, reflejan la actividad de tus pensamientos, que están influidos por tus emociones. Para cambiar tu estado de ánimo de forma activa, debes tener el control de tus pensamientos y emociones. Aquí hay una frase que te puedes repetir a ti mismo cuantas veces sea necesario: “A partir de ahora, yo soy el que decide cómo voy a responder”. Es muy posible que no puedas ser capaz de cambiar tu actitud de la noche a la mañana, pero con el tiempo, una conciencia de sí mismo se desarrollará y crecerá tu felicidad.

1 comentario

  1. nayara

    12 Octubre, 2012 a 17:05

    se que sufro de depresion no entiendo porque siento mucho desanimo vivo con sueño hace años que me siento haci

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *