Según las últimas investigaciones procedentes del Centro de Investigación del Cáncer y el Instituto de Biología Molecular y Celular del Cáncer, se ha descubierto que la molécula humana TMEM59,  induce la autofagia celular, proceso que juega un papel fundamental en la adaptación de las células a las condiciones cambiantes, lo que podría tener un papel relevante en la enfermedad de Crohn.

chron

Autofagia celular

Se sabe que las alteraciones en la autofagia celular puede incrementar el riesgo de sufrir ciertas enfermedades.

El trabajo, dirigido por el investigador Felipe X. Pimentel-Muiños, se ha centrado en la autofagia, un proceso utilizado por las células normales para destruir sus propios componentes intracelulares de una forma regulada.

Se ha visto que este proceso puede estar relacionado con una  amplia variedad de patologías, como fenómenos inmunes, neurodegenerativos o incluso cáncer.

En concreto, esta proteína cuya membrana aún es poco conocida, induce una forma rara de autofagia, motrándose que la ausencia de esta molécula humana, inhibe la reacción que se activa en la célula en respuesta a algunas infecciones bacterianas.

 

El conocimiento de ésta estructura facilitará la identificación de otras moléculas con función parecida.

Enfermedad de Crohn, más cerca de la solución

Otros grupos de investigación se centran en la proteína Atg16L1, la cual es presenta con frecuencia alterada en pacientes afectados por esta enfermedad. Recordemos que se trata de un trastorno genético que provoca inflamación intestinal crónica 

Los resultados de las investigaciones indican que la TMEM podría tener un papel relevante en el desarrollo de esta patología, posibilidad que será estudiada con detalle como continuación del trabajo inicial.

5 comentarios

  1. jose manuel hinojosa lopez

    24 Septiembre, 2014 a 0:24

    esto esta muy bien

  2. hidalith martinez

    24 Septiembre, 2014 a 5:53

    Muchas gracias por este informe, muy valioso, claro que si nos pudieran porfavor ampliar mas la informacion. Altamente les agradezco.

  3. Silvio Najt

    29 Septiembre, 2014 a 15:24

    El texto arriesga una cantidad de supuestos enunciados como verdaderos, tales como “Recordemos que se trata de un trastorno genético que provoca inflamación intestinal crónica” esta es una hipotesis, no hay ninguna evidencia solida que lo confirme.
    Este descubrimiento es irrelevante si no se considera en el contexto de las investigaciones actuales.

  4. micaela

    1 Octubre, 2014 a 16:06

    Dios quiera que estas investigaciones sean una realidad y pronto puedan los enfermos beneficiarse de ellas.Gracias por tan importante información.

  5. jose manuel hinojosa lopez

    13 Noviembre, 2014 a 1:48

    dios lo quiera, espero que siga igual, un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *