La enfermedad poliquística del adulto es una afección asociada a los riñones. Cuando se da un caso de este tipo aparecen quistes en los riñones que terminan llevando al paciente a sufrir de insuficiencia renal. Los quistes que se presentan en la enfermedad poliquística del adulto no solo se concentran en los riñones, dado que también pueden aparecer en el hígado y hasta en el páncreas. Para que se efectúe un diagnóstico de esta enfermedad asociada a la insuficiencia renal debe haber un mínimo de 3 quistes en los riñones (si hay un solo quiste renal se estará hablando de una enfermedad totalmente diferente).

Los diagnósticos de la enfermedad poliquística del adulto se pueden efectuar por distintas vías. Los métodos más empleados para realizar un diagnóstico de este tipo son la ecografía y los estudios genéticos. Esta enfermedad suele ser bastante peligrosa por el hecho de que es asintomática en las primeras fases. Los primeros síntomas que suelen dar evidencia de esta afección son los dolores abdominales, la presencia de sangre en orina (hematuria), cólicos renales, hipertensión arterial e infecciones en la orina.

Hasta el momento no existe un tratamiento completo y de probada eficacia para terminar con la enfermedad poliquística del adulto. La mayoría de los tratamientos que existen en la actualidad para esta enfermedad son de tipo sintomático (se concentran en los síntomas que exhibe el paciente). Cuando se produce insuficiencia renal puede ser tratada con diálisis y, en los casos extremos, trasplante renal. A fines de intentar una prevención de la enfermedad poliquística del adulto se recomiendan tomar algunas medidas dietéticas. Los médicos aconsejan reducir el consumo de sal y eliminar de la dieta los productos con mucha azúcar, el café, el té y todas las bebidas gaseosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *