Según se halla en nuevo estudio, los pacientes hospitalizados por enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoidea o la enfermedad de Crohn, podrían tener un mayor riesgo de sufrir una embolia pulmonar (un coágulo en alguna arteria principal del pulmón)  que pondría en riesgo sus vidas.
Los investigadores advirtieron que deberían tomarse recaudos para ayudar a prevenir esta condición entre los pacientes admitidos en hospitales por enfermedades autoinmunes.

emboliaPulmonar

Entre los más de 500 mil pacientes de los cuales se analizó información en el estudio, se halló un riesgo total de sufrir una embolia pulmonar en los siguientes 12 meses después de la internación, seis veces mayor para los pacientes que presentaban enfermedades autoinmunes en comparación con las pacientes que no padecían de las mismas.
Se notó que las 33 enfermedades autoinmunes incluidas en el estudio se asociaban a un riesgo significativamente más alto de sufrir embolias pulmonares, aunque los riesgos más notables estaban asociados a la patología trombocitopenia púrpura, un desorden en la coagulación.

Sin embargo, el aumento de riesgo disminuyó con el tiempo. Entre uno y cinco años después de la hospitalización, el riesgo total cayó un 50 por ciento para las personas con enfermedades autoinmunes.

Los profesionales que llevaron a cabo la investigación alegaron que tomar medidas preventivas contra las embolias pulmonares deberían ser garantizadas en los pacientes admitidos por enfermedades autoinmunes o al menos en aquellos desórdenes en los cuales el riesgo de sufrir una embolia pulmonar es muy alto.
Sin embargo, se necesitan más investigación para poder atender la potencial utilidad de dicho tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *