Actualmente se utiliza la denominación de “psicosomático” para poder expresar la relación existente entre el cuerpo y la psique. Dentro de este término se incluye a un gran número de enfermedades en las que interactúan los factores orgánicos y psicológicos en su desarrollo, destacándose estos últimos como factores determinantes.

enfermedades-psicosomaticas

Especialistas señalan que estos pacientes poseen una personalidad infantil, ya que reaccionan ante un conflicto directamente con su cuerpo sin que medie su pensamiento. Es decir, no pueden elaborar psíquicamente un conflicto sin poder lograr una descarga psíquica por lo que la realizan con una descarga física.

Presentan palpitaciones en vez de miedo, acidez en lugar de rabia o aumento del apetito en lugar de angustia, sus órganos expresan lo que ellos son incapaces de expresar o sentir. Son personas que logran adaptarse al mundo que los rodea en forma estereotipada y muy rígida, escindiendo su mundo interno de los afectos, con pérdida de la espontaneidad y de la capacidad para fantasear y gozar.

Entre las manifestaciones más importantes a nivel del aparato digestivo puede provocar úlcera péptica, colitis ulcerosa, gastritis, constipación, hemorroides y alteraciones a nivel de la vesícula, a nivel respiratorio asma bronquial, bronquitis, rinitis alérgica y sinusitis, a nivel cardiovascular hipertensión arterial, infarto de miocardio y hemorragias cerebrales, estas personas son muy trabajadoras, compulsivas, siempre faltos de tiempo.

El tratamiento de estas personas siempre debe ser abordado por un equipo médico – psicológico, teniendo en cuenta el origen orgánico y psicológico del cuadro. La psicoterapia debe ser tanto individual como familiar, afirman los expertos.

Una meta muy importante en un primer momento es lograr la reorganización del espacio psíquico de estas personas.

La psicoterapia debe ser abordada por profesionales especializados para estos casos, de lo contrario al trabajar un área conflictiva puede empeorar el cuadro de estas personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *