Los ensayos y pruebas clínicas son estudios de investigación muy cuidadosamente diseñados donde participa gente como voluntaria para testear nuevos métodos de escaneo, prevención, diagnóstico o tratamiento de, por ejemplo, el cáncer de mama. Estos también son referidos como estudios clínicos, investigaciones médicas e investigaciones de protocolo. Cuidadosamente conducidas, los ensayos clínicos son la manera más segura y efectiva para hallar nuevos métodos de prevención, diagnóstico y tratamiento.

Los ensayos clínicos son procesos altamente regulados. Aquellos que son hechos para buscar nuevos tratamientos para el cáncer solo son probados luego de que exista evidencia de estudios de laboratorio (primero en células y después en animales) que el tratamiento parece funcionar. Algunas organizaciones hacen uso de los hallazgos de los ensayos clínicos, aquellos que reportan seguridad y efectividad, para determinar si nuevos tratamientos deberían ser aprobados e integrados al cuidado de rutina.

También existen posibilidades de formar parte de estos estudios para ayudar a los investigadores a entender quién es propenso a desarrollar distintos tipos de cáncer. Estos son conocidos como estudios observacionales y no involucran ningún tipo de droga experimental o intervención. En cambio, los participantes son observados durante un período de tiempo determinado.

En cuanto al cáncer de mama, en el futuro, el cuidado otorgado mediante el proceso de escaneo y el tratamiento deberían verse integrados con la habilidad de educar mejor a los pacientes sobre todos los factores de riesgo y opciones, y asegurarse que siempre se tiene la oportunidad de mejorar lo que uno hace de la manera más rápida posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *