Los niveles persistentemente elevados de la hormona del estrés, el cortisol, son muy perjudiciales para la salud, así como para la composición del cuerpo. Si sufres de un trastorno del estado de ánimo como la ansiedad, la depresión, el trastorno de estrés post-traumático o agotamiento, o si  tienes un problema digestivo, como el síndrome del intestino irritable, puedes apostar que tu cuerpo está soportando altos niveles de cortisol. Este, no sólo aumenta el apetito y los antojos, provoca una pérdida de la masa muscular, la libido y la densidad ósea, y también contribuye a la depresión y pérdida de memoria. En otras palabras, el estrés crónico nos hace blandos, fofos y mucho más viejos de lo que realmente somos.
Estudio tras estudio ha demostrado que el estrés causa el almacenamiento de grasa abdominal – incluso en personas delgadas. Investigadores de la Universidad de Yale, por ejemplo, encontraron que las mujeres delgadas que tenían cortisol elevado también tenían más grasa abdominal.

estress

La solución natural para esto: Duerme lo suficiente y come en los momentos adecuados.
No nos cansaremos nunca de decir lo importante que es un sueño reparador. Debes dormir por lo menos de 7,5 a 9 horas por noche. La falta de sueño nos hace despertar con una mayor cantidad de cortisol, lo que aumenta el apetito y los antojos, sobre todo de azúcares y carbohidratos cargados, incluso cuando hemos comido lo suficiente. No sólo la falta de sueño nos ayuda a ganar peso, sino que un buen sueño en realidad ayuda a perder peso al influir en las hormonas que controlan el apetito y aumentan el metabolismo.
Además, si los niveles de azúcar en la sangre se encuentran en una montaña rusa durante todo el día, puedes apostar que el cortisol también lo estará. Puedes reducir el estrés asociado con el desequilibrio de azúcar en sangre comiendo un desayuno alto en proteína.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *