El eritema infeccioso es una enfermedad con erupción cutánea que afecta a niños de entre 5 y 14 años. Los síntomas iniciales que caracterizan a esta enfermedad son una particular coloración rojiza de la cara del niño y una erupción cutánea generalizada que se extiende por el pecho, espalda, brazos y piernas del niño. Aunque esta enfermedad pueda resultar alarmante en un primer momento lo cierto es que la recuperación se produce de manera espontánea.

La causa del eritema infeccioso es el parvovirus B19. Se trata de un virus que solamente afecta a los seres humanos (no proviene de los animales). Otros de los síntomas que podemos encontrar en un caso de eritema infeccioso son el dolor de cabeza, la febrícula y algunos síntomas de carácter catarral (como goteo nasal). En algunos casos además de los síntomas descritos se puede presentar infección a nivel de los ganglios linfáticos.

El período de contagio con el que hay que tener cuidado al momento de combatir la enfermedad de eritema infeccioso es el que precede a la erupción cutánea sobre el cuerpo (el síntoma principal). Hasta el momento no se conoce un método efectivo para prevenir la aparición y el desarrollo del eritema infeccioso. Para limitar el contagio se recomienda incorporar buenos hábitos de higiene (especialmente mantener las manos bien limpias).

 

La erupción que caracteriza a un caso de eritema infeccioso, por lo general, empieza a ceder a las dos o tres semanas. Solo en casos excepcionales la inflamación de esta afección se prolongó más allá de varios meses (llegando a varios años, ocasionalmente). Como esta infección es de origen vírico no se requiere un tratamiento específico para eliminarla (simplemente hay que esperar a que se retiren los síntomas). Si hay fiebre se puede administrar paracetamol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *