Para encontrar una cura para el cáncer, tenemos que saber cuál es su causa. Sería agradable si esa causa fuera algo simple, como un producto químico en el medio ambiente al cual nos exponemos accidentalmente, una deficiencia de vitamina A, una infección bacteriana, un factor de estilo de vida como fumar, o un gen que heredamos de nuestros padres. La realidad es que la mayoría de los cánceres son causados probablemente por una combinación de todo lo anterior: la predisposición genética, exposición a tóxicos, una nutrición deficiente, y agentes infecciosos. Y eso es sólo lo que conocemos.

desarrollar cancer estomago

El cáncer de estómago es la segunda causa de muerte por cáncer en todo el mundo y un excelente ejemplo de un tipo de cáncer con muchas causas. La infección con la bacteria Helicobacter pylori (H pylori) es el principal factor de riesgo para desarrollar cáncer de estómago. Lo interesante de H. pylori es que aunque más de la mitad de la población mundial está infectada con esta, sólo un pequeño porcentaje desarrollan síntomas, que incluyen úlceras de estómago, dolor abdominal y cáncer de estómago.

Los nitratos y nitritos en las carnes ahumadas y en conserva pueden formar compuestos llamados nitrosaminas. Los estudios en animales muestran que el consumo de grandes cantidades de estas sustancias a través del tiempo puede conducir al cáncer. Además de evitar grandes cantidades de carnes procesadas, maximizar el consumo de frutas y verduras que contienen fitonutrientes que previenen el cáncer también es una parte fundamental de disminuir el riesgo de cáncer de estómago. El estilo de vida como el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol son factores de riesgo para la mayoría de las formas de cáncer y el cáncer de estómago no es una excepción.

1 comentario

  1. Francisco Martin Acris

    15 julio, 2012 a 15:03

    Los factores de riesgo es poco probable que de forma lineal provoquen cáncer. Un estilo de vida no racional conduce a las neoplasias malignas, pero son muchos los “pasos” que hay que dar para llegar a la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *