Una de cada cinco personas sufre problemas de estreñimiento ocasional o crónico. Es decir que este estado es demasiado frecuente, particularmente en las mujeres (en el 80% de los casos). Si el estreñimiento es pasajero, suele ser benigno, y a la larga tan sólo resulta un inconveniente por las consecuencias que lleva consigo.

estrenimiento

Cuando se trata de un estreñimiento crónico, la consecuencia se traduce por un desarreglo intestinal que repercute en el resto del organismo. En otras palabras, los problemas de tránsito intestinal inciden en el resto del cuerpo.

El estreñimiento cansa

Los problemas intestinales no tienen consecuencias directas en el ritmo de sueño, y los dolores intestinales no impiden el sueño. Sin embargo, que sean ocasionales o crónicos, estos desarreglos intestinales conllevan un despertar complicado, y al final del día, las consecuencias se resienten.

Efectivamente, el estreñimiento cansa. ¿Por qué? Simplemente porque con la pereza intestinal, las toxinas normalmente eliminadas a diario, se acumulan en el intestino grueso. Esto no provoca ningún tipo de enfermedad, ni de infección, pero termina por cansar el cuerpo, lo que lo hace incompatible con la sensación de estar en plena forma.

El estrés también puede ser un factor de cansancio. Efectivamente, el estrés puede perturbar el funcionamiento intestinal. Por otro lado, los estados de estrés suelen manifestarse en una sensación de hambre, lo que contribuye al desarreglo digestivo, concretamente a la alternancia de estreñimiento y diarrea.

El dolor de vientre

Otra consecuencia es el espasmo y las contracciones intestinales que suelen manifestarse con el estreñimiento. Estos pueden provocar dolores abdominales más o menos intensos, y más o menos prolongados. El dolor se manifiesta en el bajo vientre y se irradia en los lados del abdomen. Se tiene sensación de ardor de estómago, que suele aparecer después de cada comida.

Vientre hinchado

Los alimentos que fermentan en el intestino grueso tienen tendencia a inflamar el vientre, porque producen una serie de gases intestinales. No es doloroso, pero sí muy molesto, creando fuertes flatulencias. Ciertos alimentos, más que otros, provocan este tipo de hinchazón, como es el caso de las legumbres (lentejas, garbanzos…). Una posible solución es dejarlas en agua toda la noche, antes de cocinarlas, y luego cocerlas bien antes de comerlas.

4 comentarios

  1. hana

    27 enero, 2014 a 21:47

    Hola, gracias por el post, a mi se me inflama el vientre siempre, y llevo mucho tiempo estreñida, me gustaria saber q hacer o q tomar, por favor si me podeis ayudar, gracias.

  2. mari carmen centeno relaño

    28 enero, 2014 a 13:31

    Me estriño ocasionalmente,que debo hacer

  3. Farmacia

    28 enero, 2014 a 13:47

  4. Paula

    29 enero, 2014 a 15:38

    Desde que me estoy comiendo 2 ciruelas pasas diarias ya se me quito el estreñimiento no como mas porque soy diabetica y los gases tomar leche Lactaid que no tiene lactosa,veras como mejoras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *