Investigadores han identificado una proteína en las células musculares que disparan algunos de los beneficios de salud del ejercicio en ratones.
Conocida como irisina, la proteína actúa como un mensajero químico y podría eventualmente ser utilizada para desarrollar nuevos tratamiento para la diabetes, obesidad y posiblemente el cáncer, según comenta el equipo de investigación.

El ejercicio hace que los niveles de irisina aumenten. Esta proteína tiene efectos poderosos sobre los adipocitos o depósitos de grasa blanca debajo de la piel que almacenan las calorías extras y contribuye a la obesidad.
Tras inyectar la proteína a ratones sedentarios que eran obesos y pre diabéticos, la proteína activó genes que convierten la grasa blanca en grasa parda, la cual quema más calorías que el ejercicio solo. Sin embargo, los investigadores notaron que la irisina no produce masa muscular por lo que no podría remplazar nunca al ejercicio.

El reporte también reveló que la irisina mejoraba la tolerancia a la glucosa en los ratones que recibían una dieta alta en grasas. Tras 10 días de tratamiento con la proteína, los ratones gozaban de un mejor control de los niveles azúcar e insulina en sangre, previniendo el comienzo de una diabetes y ayudándolos a perder el exceso de peso.

Los investigadores están entusiasmados por haber encontrado una sustancia natural que se encuentra conectada al ejercicio y que tiene tanto potencial terapéutico. Además afirmaron que es posible que una droga a base de irisina pudiera estar disponible para ensayos clínicos en humanos en los próximos 2 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *