El día de la boda es uno de los más felices de la vida en cualquier pareja que decide pasar por el altar para darse el sí quiero. Un momento muy romántico que materializa de forma simbólica una promesa de amor eterno y un compromiso. Pero la preparación de una boda puede llegar a generar tal tensión y estrés en muchas novias que es muy habitual que muchas chicas pierdan peso durante los meses previos a la celebración.

JUPITERIMAGES-05293439-1-151432_L

El nivel de exigencia que puede sentir la futura novia es muy alto porque quiere que todo en ese gran día sea perfecto. Es decir, desea estar radiante y guapa, pero además, también quiere que el banquete sea excelente para que los invitados se sientan a gusto y acogidos con agradecimiento.

Lo más importante a la hora de organizar una boda para poder mantener la calma y el bienestar emocional es la organización. Es decir, conviene comenzar a preparar todos los detalles con el tiempo necesario y no dejar todo para el último momento. Por otra parte, también es fundamental la cooperación en la organización de los preparativos, de este modo, es posible la división de tareas. Incluso, es posible delegar algunos detalles en algunos familiares muy cercanos y de confianza. La organización de la boda perfecta puede ser un trabajo de equipo.

Por otra parte, durante los preparativos de una vida también es esencial que una pareja evite obsesionarse con ese gran día y disfrute de la rutina cotidiana, es decir, es esencial tener objetivos a corto plazo y metas alcanzables para no pensar solamente en el mismo tema. Un tema importante pero que si se convierte en único y absoluto puede llegar a generar una gran ansiedad.

Preparar una boda debe de ser una labor creativa y que haga feliz a una pareja. Es decir, la preparación debe ser un proceso tan feliz como el gran día del sí quiero ante el altar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *