En ocasiones, existen personas que tienen un miedo extremo a la soledad, de este modo, arrastran un conflicto de dependencia emocional permanente. Aprender a vivir implica estar bien con uno mismo pero también con el otro. Es decir, primero debemos conocernos a nosotros mismos para poder emprender la aventura de la amistad o el amor. La dependencia emocional esclaviza a la persona puesto que en cierto modo reduce la libertad individual que todos tenemos a la hora de elegir determinada opción de vida.

images1

Es esencial poder tener un espacio propio, disfrutar de tiempo en solitario, realizar planes en soledad. Planes que incluso a veces, a nivel social, se piensa que deben realizarse en grupo. Por ejemplo, ir al cine, realizar un viaje o acudir a una cafetería.

Aprender a estar solo es igual de importante que aprender a estar acompañado. En la vida, existe tiempo y espacio para todo. Por ejemplo, ahora que llega la Navidad es un momento esencial para los reencuentros y para disfrutar en familia. De hecho, estar con aquellos que queremos es la mejor forma de empezar con optimismo el nuevo año.

Sin embargo, existen personas que por circunstancias de la vida, tendrán que afrontar estos días en soledad. Así sucede en el caso de aquellas personas que no tienen familia, aquellos que han perdido cualquier vínculo afectivo con los seres queridos, mendigos que están solos y que piden limosna en la puerta de una iglesia, aquellos que por alguna razón no quieren disfrutar de la Navidad entendida en su sentido más tradicional…

La libertad individual es mejor que la dependencia emocional que limita tu forma de vivir y en cierto modo te ata a algo o a alguien. Romper las cadenas es la mejor forma de echar raíces en alguna parte desde el corazón y el alma.

1 comentario

  1. DEPENDENCIA EMOCIONAL

    4 junio, 2011 a 2:09

    la dependencia emocional significa estar subordinado a una persona (pareja). y no puede desarrollarse por si mismo, siempre necesita de la aprobación de la pareja, y que hace lo que sea por complacer a la pareja. esta dependencia genera un comportamiento inadecuado priorizando el bienestar de otra persona antes del suyo propio, pudiendo llevar así a una relación destructiva o una familia disfuncional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *