Existen muchas causas que pueden provocar la aparición de enfermedades crónicas. La mayor parte de ellas no son del todo controlables, ya que dependerán del genotipo o de los antecedentes familiares. Además pueden influenciar los factores ambientales, la dieta que llevamos y el estilo de vida por el que se optó.

grasas

El exceso de peso y los hábitos alimentarios son cosas que pueden controlarse, si bien en  algunas enfermedades no son determinantes, puede cambiar el nivel de riesgo. Por eso hablaremos de algunos hábitos que pueden proteger la salud de las mujeres.

Evitar las grasas

Si llevas una dieta en la que se consuman muchas grasas, tendrías que saber que las mismas implican un mayor riesgo de tener cáncer de mama, más aun si estas grasas son de origen animal.

Dentro de una dieta con bajo contenido de grasa se deben incluir lácteos descremados, evitar la mantequilla, los lácteos enteros, los diferentes embutidos y los productos de panificaron. Es preferible emplear aceites vegetales, evitando usarlos en cocciones largas y empleando métodos de cocción al horno, al vapor o hirviendo los alimentos.

Aumentar el consumo de fibras

Es aconsejable que aumentes el consumo de fibras, estas las podrás encontrar en las legumbres, granos integrales, verduras y frutas frescas. En preferencia con cáscaras o piel.

Lo aconsejable por los profesionales de la salud es no consumir más de 25% de las calorías grasas en relación con las calorías totales y comer por lo menos 25 gramos de fibra por día.

Las verduras como la coliflor, repollo y brócoli son muy buenas para luchar contra el cáncer, ya que cuentan con componentes que fortalecen las células que hace frente a los tumores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *