Investigadores podrían haber descubierto cómo algunas patologías cardíacas pueden derivar al desarrollo de una diabetes, un hallazgo que podría resultar en nuevas formas de tratamiento preventivo.
Un equipo de investigación de la Universidad de Chiba en Japón descubrió que el estrés causado por una falla cardíaca activa una proteína llamada p53, que resulta en inflamación del tejido graso, resistencia sistémica a la insulina y un detrimento de la función cardíaca.

Según comenta uno de los autores del estudio, Tohru Minamino, en el jornal publicado, los hallazgos clarifican las razones de por qué la incidencia de falla cardíaca es alta entre pacientes diabéticos, por qué la prevalencia de la resistencia a la insulina se encuentra aumentada en los pacientes con falla cardíaca y por qué el tratamiento para la resistencia a la insulina mejora el pronóstico de los pacientes con falla cardíaca.

Estudios anteriores realizados por este investigador han demostrado que la formación de la proteína p53 en el corazón (causada por el estrés o la edad) promueve la falla cardíaca. Mientras que la proteína p53 es mejor conocida como un supresor de tumores, es también un agente de envejecimiento celular, según Minamino. El investigador explicó que la activación constante de la proteína p53 puede resultar en inflamación y enfermedades relacionadas con la edad.

Hallar una forma para bloquear la inflamación asociada a la activación de esta proteína sin comprometer las habilidades que posee para combatir tumores podría derivar a terapias anti envejecimiento sin aumentar el riesgo del desarrollo de varios tipos de cáncer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *