La Seguridad Social francesa ha reconocido que un medicamento para diabéticos, Mediator, prohibido en noviembre del pasado año, causó unos 500 muertos durante los 33 años que fue comercializado en el país. La Agencia Francesa de Productos Sanitarios va a lanzar una serie de recomendaciones para quienes tomaron el medicamento en los últimos años. La administración sanitaria ha obtenido las cifras a partir de las proyecciones ante la evidencia de un incremento del riesgo de valvulopatía, una patología cardiaca.

Foto-Irene-Franchon

El Mediator, del laboratorio francés Servier, fue retirado con el argumento de que “tenía una eficacia modesta en el tratamiento de la diabetes” y se sospechaba que causaba “un riesgo para las válvulas cardíacas”.

Se calcula que en Francia lo han tomado dos millones de personas, en principio pacientes con diabetes que además sumaban problemas de sobrepeso o de grasa en la sangre. También se utilizó como tratamiento adelgazante al considerarse que conseguía cortar el apetito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *