Actualmente, son muchas las personas que padecen de diabetes alrededor de todo el mundo. Esa condición no les permite comer todo lo que quisieran, y es por eso que deben tratar de seguir una dieta adecuada a sus necesidades.

Una de las dudas más frecuentes que escuchamos es en el apartado de las frutas. ¿Qué frutas no son recomendables en el caso de sufrir diabetes?

Normalmente se cree erróneamente que muchas de las frutas frescas habituales (como mangos, manzanas o plátanos) tienen niveles de azúcar que las convierten en “alimentos prohibidos” para diabéticos.

Más importante que elegir la fruta en función de su contenido en carbohidratos, es saber respetar los límites de azúcares diarios que podemos comer, y que no se encuentran sólo en alimentos frutales, sino también en muchos otros.

Es por esto que no debemos eliminar de ninguna forma la fruta fresca de nuestra dieta, y de hecho podemos tomar 3 o 4 porciones de fruta al día sin preocuparnos, aunque eso si, debemos llevar un control de las cantidades de carbohidratos recomendadas.

Se suele aconsejar que una porción de fruta para diabéticos contenga no más de 15 gramos de carbohidratos. ¿Y cómo puedo saber esto? Pues bien, sacando con una sencilla regla de tres el peso aproximado de una porción de fruta y su % de carbohidratos.

¿Muy difícil?

No tanto, para que te hagas una idea, algunas frutas con unos 15 gramos de hidratos de carbono son: la mitad de un plátano, la mitad de un mango, una tajada media de sandía, una manzana pequeña, una docena de uvas o un tazón medio de ensalada de fruta, por dar algunos ejemplos.

Lo que sí debes tratar de evitar es la fruta en almíbar, la seca, la confitada y la escarchada, por contener muchos más azúcares añadidos que las frutas frescas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *