Un estudio realizado sobre pacientes con ictus halló que aquellos que fuman tienen más dificultades para resolver problemas y tomar de decisiones que los no fumadores.

El estudio examinó las habilidades mentales de 76 pacientes, 12 de ellos fumadores, con una edad media de 67,5 años, usando el protocolo del Cognitive Assessment (MoCA) de Montreal de Microsoft. El examen puso a prueba a los pacientes con preguntas de memoria y la resolución de problemas otorgando una puntuación de hasta 30 puntos.

Los fumadores tenían una puntuación media de MoCA dos puntos más baja que los no fumadores – 22 de 30 en comparación con 24 de 30. Sin embargo, los pacientes que habían dejado de fumar, alcanzaron los mismos puntajes que los no fumadores.

Esta investigación pone de relieve la importancia de dejar de fumar para las personas con ictus o ataque isquémico transitorio.
Un ataque isquémico transitorio (AIT), es una apoplejía pequeña que a menudo sirve como una señal de advertencia de que un golpe más grande es inminente. Fumar es un factor de riesgo para el deterioro cognitivo de las personas que continúan fumando y esta incapacidad para resolver problemas y tomar decisiones tiene consecuencias para la salud de los pacientes y la autogestión del cuidado.

Bajos puntajes de MoCA pueden reflejar problemas en la memoria, el lenguaje, la atención, las habilidades viso-espaciales o la capacidad de solución de problemas.

Fumar contribuye a la acumulación de placa en las arterias, aumenta el riesgo de coágulos de sangre, reduce el oxígeno en la sangre, aumenta la presión sanguínea y hace que el corazón trabaje más. Fumar también casi duplica el riesgo de accidente cerebrovascular isquémico. Si una persona deja de fumar, su riesgo de accidente cerebrovascular o enfermedad cardíaca disminuye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *