Investigadores han implicado 8 genes en el desarrollo de la alopecia areata, un desorden que causa que el cabello se afine y caiga.
Los genes ya son asociados con otras enfermedades autoinmunes, incluyendo la artritis reumatoidea, lo que significa que drogas que podrían beneficiar a las personas con pérdida de cabello podrían no encontrarse tan lejos de ser halladas.

Esto ha acelerado enormemente la habilidad de los profesionales de pensar acerca de nuevas drogas para los pacientes con alopecia areata porque ya se ha realizado mucho trabajo de investigación en las otras enfermedades.

La Alopecia areata afecta a más de 5 millones de personas tan sólo en los Estados Unidos, convirtiéndola en la enfermedad autoinmune más común. La pérdida del cabello podría localizarse tan solo en ciertas áreas de la cabeza, pero en algunos casos se extiende a todo el cuero cabelludo o incluso el cuerpo, incluyendo las cejas y las pestañas.

Tanto hombres como mujeres se ven afectados igualitariamente, aunque las mujeres suelen ser diagnosticadas más frecuentemente porque son más propensas a buscar tratamiento. Aunque es un error pensar que los hombres sufren menos por ello.

La condición es sumamente traumática para los hombres y es más difícil para cubrirla. La pérdida del cabello altera de alguna manera la vida. Si bien no se ha cambiado por dentro, eso no es lo que ve el resto del mundo.
La progresión de la enfermedad es impredecible. Y esta condición puede ser especialmente difícil para los niños que la padecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *