Investigadores han identificado variantes genéticas que aceleran la progresión de la enfermedad de Parkinson, y dicen que sus hallazgos podrían ayudar a identificar a los pacientes que más se beneficiarían de un tratamiento precoz.
Los investigadores de la Universidad de California-Los Ángeles, dicen que sus hallazgos también pueden ayudar a los esfuerzos para desarrollar nuevas terapias.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno progresivo del movimiento caracterizado por temblores, lentitud y rigidez.

Los investigadores siguieron a 233 pacientes durante un promedio de unos cinco años después de haber sido diagnosticados con el trastorno. Se centraron en dos variantes del gen SNCA, que se sabe que juega un papel en el riesgo de una persona para la enfermedad de Parkinson.
El estudio encontró que los pacientes con la variante “REP1 263bp” del gen SNCA tuvieron una disminución cuatro veces más rápido en su capacidad de moverse. El descenso fue aún más rápido en los pacientes con ambas variantes del gen, la “263bp REP1” y la rs356165″.
Este es un estudio relativamente pequeño pero los efectos que se observan son en realidad bastante grandes.

Los médicos en la actualidad no pueden predecir la rapidez con que los pacientes con la enfermedad de Parkinson llegan al punto en el que requieren una silla de ruedas u otras ayudas de movilidad.
Pero si los resultados se confirman, estas variantes genéticas podrían identificar a los pacientes que son propensos a tener una progresión más rápida.
El ritmo acelerado de progresión de la enfermedad en los pacientes con estas dos variantes del gen significa que puede ser capaz de proporcionar a los investigadores resultados más rápidos en las pruebas de nuevos fármacos para el Parkinson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *