Para ser alérgico hay que tener contacto con el elemento que produce esta reacción. Por eso, cuando se comienza a consumir ciertos alimentos puede desarrollarse una alergia que antes no se tenía. Esto explicaría algunas manifestaciones alérgicas en la adultez.

alergia

A pesar de ello, se ha detectado que la mayoría de las personas que desarrollan alergia durante su edad adulta probablemente hayan experimentado episodios de alergia en etapas más tempranas de su vida, aunque no lo recuerden.

Mudarse a la ciudad, vivir en una nueva casa o adquirir una mascota pueden ser factores determinantes para desencadenar alergias. Estar expuesto a los alergenos cuando el sistema está debilitado, como ocurre durante una infección viral o durante el embarazo, también puede desencadenarlas. De hecho, muchas mujeres presentan alergias durante el embarazo.

Los casos de alergias se han incrementado notablemente en los últimos tiempos. Para los expertos, esto se debe a que el sistema inmunológico en desarrollo de los bebés está expuesto a menos desafíos, en gran medida debido al uso masivo de antibióticos, vacunas, alimentos y agua cada vez menos contaminados y en mejores condiciones de vida.

Al parecer, sin esos factores, las defensas no se desarrollarían de forma equilibrada y, como resultado, los chicos quedarían más predispuestos a las alergias.

Por otra parte, los especialistas señalan que los alergenos de interiores también representan un factor importante ya que la mayoría de las personas pasa más del 90% de su tiempo en lugares cerrados, ambientes herméticos en los que aumenta la exposición a compuestos volátiles, insectos y mohos; e irritantes como pesticidas o el humo del tabaco, que aumentan los síntomas alérgicos. Sin embargo, usted puede reducir su riesgo de alergia y el de su familia si toma algunas medidas precautorias, como:

  1. Procura un ambiente saludable ganando la batalla a las indeseables cucarachas y quitando el moho de su hogar.
  2. Consulta con el médico ante la presencia de síntomas persistentes
  3. Detecta y evita el alergeno
  4. Realiza el tratamiento más adecuado

Los síntomas:

 

De acuerdo al sistema u órgano que afecta el alergeno, los síntomas pueden variar:

  1. Alergia ocular: aumenta el lagrimeo, picazón en los ojos, ojos rojos, conjuntivitis.
  2. Alergia respiratoria: Goteo nasal, prurito en la nariz, boca, garganta, piel o en cualquier otra área; sibilancia (silbidos en la respiración), dificultad para respirar, tos.
  3. Alergia en la piel: urticaria (ronchas en la piel), erupción cutánea.
  4. Alergia alimentaria: cólicos estomacales, vómito, diarrea y dolor de cabeza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *