Un embarazo es una noticia muy positiva que transforma la vida de pareja. Lo cierto es que los expertos recomiendan que la madre hable al bebé incluso antes de nacer, es decir, cuando está en su vientre. Algo que, por supuesto, también debe hacer el futuro papá. De este modo, el niño comienza a sentirse querido, además, así también comienza a sentir la cercanía de sus padres. Pero cuando el niño nace, también es fundamental que tanto el padre como la madre estén ahí y hagan notar su presencia al bebé mediante su voz y las palabras. De hecho, la voz potencia y refuerza la memoria de forma extrema, tanto es así que a veces, en la edad adulta, recordamos con añoranza la voz de nuestros abuelos. Una voz que frecuentemente está unida con momentos mágicos de las vacaciones de verano.

Hablarle al bebé es tan importante que incluso el niño se sentirá más tranquilo cuando note la cercanía de uno de sus padres, por el contrario, puede llegar a llorar de forma angustiosa si se siente solo. Por eso, puedes hablarle al niño y decirle palabras cariñosas en un tono suave, además, también puedes leerle cuentos bonitos. Incluso, puedes cantarle una canción de cuna antes de dormir.

Lo importante es hablarle al niño porque de esta forma se fortalece el vínculo afectivo entre padres e hijos desde los primeros meses de vida. El proceso de crecimiento de un bebé es apasionante. Pero los padres no deben perder de vista que el niño no sólo necesita alimento para crecer sano sino que el amor también es esencial para el crecimiento emocional infinito. Un bebé es como un gran explorador que descubre el universo que le rodea, capta la información y los detalles. Por eso, para cualquier niño resulta muy especial poder escuchar la voz de sus padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *