Las mujeres embarazadas suelen tener diversos síntomas asociados a este estado. Las hemorragias nasales y la congestión de nariz son bastante frecuente en embarazadas sin estar resfriadas.

La congestión nasal genera hemorragia en la nariz por los altos niveles de estrógeno e incremento del flujo sanguíneo en esta zona del cuerpo.

Los malestares en la nariz suelen aparecer en el segundo mes de embarazo y puede estar presente hasta el momento del parto.

Las hemorragias nasales suelen ser más frecuentes en otoño o invierno por el frio ya que la calefacción reseca el ambiente y esto afecta a la mucosa de la nariz.

La pérdida de sangre en la nariz no suele ser muy grande por lo que se corta en poco tiempo por lo que no debería ser de preocupación. Pero si fuera demasiado abundante la hemorragia nasal y no se cortara se deberá acudir al médico.

embarazo-nariz-sangre

Para evitar las hemorragias nasales en las embarazadas se debe:

-evitar los ambientes con humos

-tener humificador en la casa para que no sea demasiado seco el ambiente

-consumir abundante cantidad de líquidos

-evitar el tabaco y el alcohol

-ayuda estornudar con la boca abierta

-usar apósitos que abren las fosas nasales

-se puede aplicar unas gotas de vaselina dentro de la nariz

 

Siguiendo estos consejos se puede reducir la congestión y prevenir hemorragias nasales.

La pérdida de sangre por nariz no suele ser un síntoma de problema o complicación en el embarazo pero si hubiera otras señales anormales es recomendable consultar al médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *