Los hidratos de carbono, también conocidos como carbohidratos o glúcidos, son importantes componentes de los seres vivos. Abundan en tejidos vegetales, en los cuales forman los elementos fibrosos o leñosos de su estructura y los componentes de reserva nutricia de tubérculos, semillas y frutos. También se encuentran ampliamente distribuidos en tejidos animales, disueltos en los humores orgánicos, y en complejas moléculas con diversas funciones.

hidratos-de-carbono

Aproximadamente un 50 por ciento de la energía provista por los alimentos de una dieta normal corresponde a carbohidratos. Estos incluyen polisacáridos, disacáridos (principalmente sacarosa y lactosa) y los monosacáridos glucosa, fructosa y galactosa.

El almidón es el principal hidrato de carbono de la dieta. Está presente en muchos alimentos de origen vegetal, como granos, harinas, tubérculos, legumbres, y demás. En todos ellos, el almidón se encuentra en sus dos formas: amolisa y amilopectina.

La sacarosa es habitualmente el disacárido más abundante de la dieta. Se encuentra en frutas y otros alimentos vegetales; el compuesto purificado de caña de azúcar o remolacha es el edulcorante de uso más difundido. La ingesta diaria de un adulto es, Término medio, de unos 40 gramos. La lactosa es otro disacárido importante en la alimentación. Su ingesta varía según la edad y hábitos alimenticios.

Los monosacáridos más comunes son la glucosa y fructosa, presentes el estado libre en frutas, miel y otros alimentos. El consumo de fructosa se ha incrementado en las últimas décadas; este monosacárido, el más dulce de los azúcares, es utilizado en la preparación de golosinas y bebidas carbonatadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *