Hidroterapia. Tratamiento con agua que se aplica de forma externa causando efectos a diferentes niveles: nervioso, circulatorio y térmico.

  • El objetivo es la expulsión de toxinas.
  • Las aplicaciones de agua fría se efectúan sobre el cuerpo previamente calentado en un ambiente templado.
  • Las aplicaciones de agua caliente son relajantes y provocan una bajada de la tensión arterial.
  • Toda sesión de hidroterapia termina con una aplicación fría para terminar calentando el cuerpo por medios naturales sin que aparezcan escalofríos.

hidroterapia

Prácticas de hidroterapia

  • Aplicaciones generales. Pueden ser percutivas, ducha fría o caliente, ducha progresiva, ducha escocesa, chorro general, baño de vapor, baño de lluvia, inmersión, etc…
  • Aplicaciones locales. Pueden ser locales frías o calientes, baños de medio cuerpo, de asiento o de tronco, genital, baños de pies, de manos y brazos, compresas, etc…
  • Estas aplicaciones pueden ir mezcladas con plantas medicinales o arcillas.

 

Geoterapia

 

  • Las propiedades curativas de la arcilla mojada son  antisépticas y microbicidas. Se aplica en cataplasmas sobre llagas o úlceras.
  • También actúa en órganos internos.

 

Prácticas de Geoterapia

  • La arcilla se amasa con agua fría a la que se le pueden añadir preparados de plantas y se aplica  sobre la parte enferma.
  • Se deja actuar toda la noche, excepto si hay inflamación, en cuyo caso se cambiará cada tres horas. Se retira con lavados de agua.

 

 

Helioterapia

Se utilizan los baños de sol de forma metódica y controlada. En la aplicación de la helioterapia se considera que los fenómenos vitales son el resultado de la circulación de la energía solar.

  • Tiene un efecto físico y químico sobre la piel.
  • Estimula el sistema nervioso y favorece la oxigenación de la sangre.
  • Provoca un aumento de la función metabólica.
  • Favorece la asimilación del calcio, sales minerales y vitaminas.
  • A dosis racionales regula la temperatura orgánica y el ritmo cardiaco.

 

Prácticas de helioterapia

  • Baños de sol a cuerpo desnudo, sudoríficos, parciales de pierna, brazos y vientre.
  • Si ha habido sudoración, conviene la aplicación de agua fría de forma gradual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *