La temperatura corporal de una persona siempre debe mantenerse en valores constantes. Esto es lo que asegura un buen funcionamiento del organismo, evitando el mal funcionamiento de distintos órganos del cuerpo. En ciertos casos particulares, sin embargo, puede ocurrir una modificación sobre los niveles de temperatura normales de una persona. Cuando hay un aumento exacerbado en la temperatura corporal decimos que estamos frente a un caso de hipertermia. Para que se desarrolle un cuadro de hipertemia es fundamental que el paciente tenga una temperatura corporal superior a los 38o.

fiebre embarazo

Una de las causas más comunes de la hipertemia es el golpe de calor. A diferencia de la fiebre, en los casos de hipertemia el aumento generalizado en la temperatura corporal no está originado por ningún factor externo. En algunas enfermedades la hipertemia y otras condiciones asociadas al calor corporal surgen en respuesta a medicamentos y cierto tipo de drogas.

Los casos de hipertemia agrupan una amplia variedad de modalidades. Tenemos desde la hipertemia que surge como respuesta ante una situación de estrés combinada con calor, hasta calambres y agotamiento crónico.

Para evitar todas las consecuencias negativas que puede tener la hipertemia es importante efectuarse chequeos médicos de manera periódica para garantizar el desarrollo de la terapia. Los síntomas que se presentan con mayor frecuencia en los casos de hipertemia incluyen la fatiga, la debilidad, el dolor de cabeza, los vómitos y dolor en las piernas. Además puede aparecer una falta de control sobre los movimientos y alcalosis respiratoria secundaria.

 

Solo en algunas situaciones en particular la hipertemia será creada de manera artificial para mejorar algunos tratamientos farmacológicos. Por ejemplo, en caso de cáncer y algunas enfermedades graves la hipertemia puede ser inducida por medio de algunos aparatos médicos o con el uso de drogas controladas.

1 comentario

  1. santa

    24 agosto, 2014 a 5:39

    me parece muy interesante este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *